Nos encantan los tocados de mil hojas para las madrinas, son sencillez y sofisticación, dos cualidades muy difíciles de compaginar.

Acompañados de pocos adornos, como son los velos y alguna flor dan elegancia y altura, pudiendose colocar tanto de noche como de día, con vestidos largos y cortos.